Última actualización

Paleozoico marino del Parque Nacional de Cabañeros

Navas de Estena

El Parque Nacional de Cabañeros, creado en noviembre de 1995 y ampliado en 2005, tiene una extensión de 40.856 hectáreas y se ubica en el norte de la provincia de Ciudad Real y sur de la de Toledo, dentro del sistema orográfico de los Montes de Toledo (Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha). Es el décimo Parque Nacional español y depende administrativamente de la Junta de Castilla-La Mancha. Desde 1988, su territorio fue reconocido como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) por la Unión Europea, y en julio de ese mismo año la Junta de Castilla-La Mancha lo declaró Parque Natural. Ello alteró la intención inicial (1982-1983) de convertir su sector meridional en el campo de tiro más grande de Europa para la aviación militar. En la actualidad, el 55,19 % del territorio del Parque Nacional es de titularidad pública, y el 44,81 % restante de propiedad privada.

Desde el punto de vista geológico, el territorio del Parque se sitúa en la llamada Zona Centroibérica del Macizo Hespérico, núcleo rígido de la mitad occidental de la Península, constituido por terrenos antiguos (paleozoicos y precámbricos), que se presentan deformados, metamorfizados e intruídos por rocas graníticas, principalmente como consecuencia de la Orogenia Varisca (= Hercínica) ocurrida en el Periodo Carbonífero, hace poco más de 300 millones de años.

El sustrato geológico del Parque comprende, a grandes rasgos, dos grandes conjuntos (San José et al., 1997): por una parte, un basamento antiguo, fuertemente deformado, constituido por rocas detríticas formadas en un ambiente marino o litoral, entre finales del Precámbrico y comienzos del Paleozoico inferior (Ediacárico a Ordovícico Medio: aproximadamente entre -550 hasta -460 millones de años) y, por otro, una cobertera subhorizontal reciente, de origen continental, vinculada con las crisis climáticas características de fines del Terciario y comienzos del Cuaternario, con una antigüedad inferior a los 3 millones de años.

Share this Page